División de condominio

 Soy propietario de un piso junto con otra persona, yo quiero vender y ella no. ¿Qué puedo hacer al respecto?

 

Cuando varias personas son copropietarias de un inmueble, nos hallamos frente a lo que se denomina “propiedad en proindiviso”.

En nuestro ordenamiento jurídico esto se regula adjudicando porcentajes de propiedad a los distintos “copropietarios” respecto del bien.

Hay que tener claro, no obstante que este derecho de copropiedad no se puede concretar, es decir por el hecho de ser propietario del 50% de un piso, no podemos trazar una línea en la vivienda, como si de una frontera se tratase, separando nuestra propiedad de la del otro. Lo que tenemos son porcentajes de propiedad sobre la totalidad.

Situados en este contexto, hemos de decir, que el ordenamiento jurídico español prevé, que nadie ha de continuar en  copropiedad con otro, si esa no es su voluntad. La única excepción a esta regla es que se haya constituido un pacto expreso, obligándose a no dividir el bien. Este pacto que tiene un plazo legal máximo de 10 años, se deberá respetar, mientras esté vigente, excepto que el mismo se haya adoptado de forma ilegal. Al margen de este supuesto excepcional que supone la existencia de un pacto de indivisibilidad, en cualquier momento un comunero o copropietario podrá irse de la “comunidad”, transmitiendo su porcentaje a cualquier persona, incluso, naturalmente, a un tercero. Ante la situación de que un comunero quiera irse de la comunidad, se dan básicamente tres posibles soluciones:

 

  1. Que se transmita el porcentaje del que desea irse a uno de los comuneros que se queda.
  2. Que se transmita el porcentaje a un tercero.
  3. Que se transmita la propiedad entera un tercero, y se reparta el precio obtenido en función del porcentaje de cada uno.

Lógicamente la primera opción, es sin duda la más ventajosa, pues no entran “terceros extraños” en la comunidad, y además si esta operación supone que el proindiviso desaparece, es decir que el comunero que compra, gracias a esta compra, pasa a ser propietario al 100% del bien, ello tiene un tratamiento fiscal más beneficioso. La segunda opción es difícil que se pueda dar en la práctica, pues es sin duda complicado encontrar a alguien  que desee adquirir, un porcentaje de un bien. La tercera es la que se da en la pregunta formulada, se necesita un acuerdo de voluntades entre los distintos propietarios del bien. Si este acuerdo de voluntades no se produce, hay una solución: acudir a la vía judicial, en ejercicio de la denominada “acción de división de cosa común”, la cual acabará con una subasta pública del bien y el reparto del precio obtenido entre los copropietarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato